15/10/07

alex DeLarge

Fotografía de Oliver Ojeda
"Sin lugar a dudas,
me había curado",
dijo tras conocer el experimento Ludovico.
El hombre mecánico,
se consolidó finalmente,
aún bebe leche, supervitaminizada,
y toma polvos moloko plus.
La ultraviolencia de un ser,
invisible,
de aristas dependientes,
ha conducido por mí.
Tal vez, sólamente,
el mundo con sus gángsters,
de celuloide,
y sus naciones prostitutas,
encuentre afilada la nueva naranja.

3 comentarios:

Elbereth dijo...

Tal vez... Me gusta la foto...mucho...

el sobaco de mi hermana dijo...

bues bien recibido el saludo, pero ps ya presenta a las madrileñas no? como pintan las mujeres por allá?

el sobaco de mi hermana dijo...

ay, que pendejo soy.no son de madrid. son de sevilla, o de barcelona, o de donde vivas. chale, no importa, el hecho es que las presentes.