14/10/07

Salteadores de un solo ojo

Partidas y Debrayes

"Cuenta la historia que fue un duelo de antagónicos y visceralistas lo que motivó la desaparición del forajido Joaquín Camargo, conocido en Argentina como “El indigno”, arrojado a un barranco de La Carolina por la traición de un escritor inestable. Sin embargo, la literatura del hampa, dice que se suicidó con una dosis de cianuro potásico, mientras escribía sus memorias junto a una prostituta gallega aficionada al tango".

2 comentarios:

Elbereth dijo...

No me parece tan mala muerte..porque todas las muertes en realidad son malas.

Maria Coca dijo...

Mito y leyenda... Lo mejor es creer que murió de la mejor forma que se pudo morir, aunque esto sea un eufemismo. Me quedo con la segunda versión.

Besos desde mi orilla.