19/10/08

A un paso de la ficción















Se equivocaron. Las autoridades siempre se equivocan.
La placa era falsa, el delito inventado.
Y así, censurado tres veces por minuto
bajo un pensamiento tartamudo
aguantando el desastre entre las piernas
hombre de las cantimploras
te hundiste en la bañera sin tapón.
12 km mutantes. A ti te parecieron más
interrupciones
porque no entendías nada y el sol llamaba tonta a la farola
y el viaje te pareció una enfermedad
y la aventura un vuelo salvaje.
Dime tú que hay de cierto
si sólo recuerdas
un código inédito, una revolución solitaria
estados potenciales del barro
tachones a sangre fría.
Ahora te volviste incrédulo
prefieres naturalmente saber
qué demonios pasó lejos de todo.

6 comentarios:

Tania dijo...

Diario de los sentidos. Y es que a todos se nos hace la realidad extraña a la vez que pretendemos ser su dueña...
Beoste
Tania

Maria Coca dijo...

Hay tantos códigos que la realidad a veces se confunde con los sueños.

Besos

victor ibarra dijo...

Saludos,oye, sería bueno que le enviarás poemas a los de Mancha para que te publiquen, tienes calidad. Un abrazo desde México. Estamos en contacto. Te leo.

ZUUUUUUUHM

Anónimo dijo...

Creí que era un pájaro, y finalmente es hueso...

Miss Whidi dijo...

Entre lo real y lo ireal se encuentran la razón y el delirio...

Un fuerte abrazo.

JuanR Cuchhi dijo...

Delitos inventados...cárceles de Inocencia.
un abrazo.