21/5/09

Un poema de David González

EL RESTO DEL CAMINO

a veces ocurre:

me quedo parado

en mitad del pasillo

mirando fijamente

las baldosas del suelo,

sin reconocerlas,

ni reconocer en ellas

los

pasos

perdidos.


El demonio te coma las orejas [1997-2008]. Glayíu Editorial, Oviedo, 2008.
Blog de David González

5 comentarios:

VERA dijo...

A veces me ocurre...

La sonrisa de Hiperión dijo...

Estupendo el poema.
"en mitad del pasillo"


Saludos desde el otro lado del charco.

Maria Coca dijo...

Precioso poema. A veces tampoco yo reconozco mis pasos perdidos...

Ana dijo...

¡Te pillé! ¡Ya sé quién eres! Jajaja. Una amiga muy cotilla y lo que son las conversaciones sobre lo divino y lo humano delante de un café.

Hoy he recordado que has sido hasta hoy en mi memoria "el chico de la voz radiofónica".

Un beso.

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

A veces, nada es lo que relamente somos.
Un saludo